Andrés Reynaldo, la avestruz y el techo de vidrio

Que el diario El Nuevo Herald anda en desgracia lo sabe toda la Florida.

Factores socio-culturales de muy diversa índole, han provocado que este diario, y otros muchos, hayan perdido influencia dentro de los grupos de lectores.

La misma “vorágine cotidiana”, con la subida de los precios de las rentas y los salarios rozando con el límite de lo posible, impulsan a que los individuos hallen cada vez menos tiempo para mantenerse informados, y recurran a Twitter, Facebook, Reddit y otras redes sociales para estar al día.

Lo inaudito es que, mientras el Director de Presupuesto “de Trump”, Mick Mulvaney diera conocer a la prensa de la eliminación del programa “Meels on Wheels” destinado a la alimentación de personas mayores en los Estados Unidos, y que en “la edición 115” del Congreso ande circulando el documento H.R.861 – destinado a “sacar del aire” la Agencia para la Protección Ambiental, el Nuevo Herald, ese diario donde trabajan día a día, y cada día con menores condiciones, excelentes profesionales de la palabra, le de un espacio a Andres Reynaldo, director editorial de América TV para que este, evidentemente bajo los efectos del trasnoche anticastrista, se pregunte ¿por qué Gente de Zona toca en Cuba?

La pregunta en sí, importa poco. Los dos párrafos finales son una joya del mal juicio y del “anticubanismo” de gente como Reynaldo.

Dice Reynaldo:

Como elite, este sector – está hablando de los recién llegados a la Florida (entiéndase Miami) – apunta a crear una poderosa comunidad alternativa en los negocios, los medios, la academia, el arte y la política que dispute el tradicional papel del exilio como santuario de la disidencia, guardián de la memoria histórica y libre interlocutor de los asuntos cubanos ante la opinión pública.

Acúsenme, si quieren. Pero esto es lo que veo y esto es lo que escucho. El embate de una Cuba parásita, violenta, falsificada y desvertebrada que los Castro han catapultado contra Miami como se catapultaba la carroña por encima de los muros de las ciudadelas medievales para provocar la peste y, qué duda cabe, el pánico.

Por mí, quítales las llaves.

Por mí, ciérrales la puerta.”

En primer lugar, Reynaldo, los “exilios” no funcionan como santuarios de ninguna disidencia, por cuanto los disidentes, y los exiliados no son ni serán nunca guardianes de nada, a no ser de sus costumbres y su identidad, no de sus creencias políticas.

De hecho, ese papel – fuera del drama humano común que vivieron todos después del 59 – no les ha sido otorgado por Ley alguno, y mucho menos por designio divino. Miami, no le corresponde a nadie, en todo caso a los indios que habitaban en estas tierras antes que Ud. y yo llegáramos; Miami es una ciudad y punto; a dónde han llegado cubanos, venezolanos, salvadoreños, hondureños, guatemaltecos, brasileños, argentinos, rusos, peruanos, ecuatorianos, colombianos… Esa idea nacida en no se qué cabeza de que “Miami es de los cubanos” es un craso error.

Se exilian de otros países; gente de izquierda y de derecha. El exilio de Miami – eso usted lo sabe requetebién – no es homogéneo. El exilio de Miami, no es 100% cubano, ni el 100% de los cubanos piensa igual. Incluso, aquí, muchos han cambiado su forma de pensar.

Tampoco el exilio es guardián de la memoria histórica, y eso usted lo sabe bien. Ni siquiera, muchos de los que lanzaron huevos cuando lo del Mariel, y participaron en la Marcha del Pueblo Combatiente, lo reconocen. Tienen miedo decirlo, a pesar de tener la libertad para hacerlo. Le convido a hacer la prueba. Usted vió y vivió aquellos terribles días. Pregúntele a los que pudieran haber marchado y tirado huevos. Si alguno le admite que lo hizo, apártelo, como pieza museable.

No admiten – y por el contrario, dicen otra cosa – que el gobierno de Fulgencio Batista asesinó y dio palos a troche y moche. Hay quien incluso niega que lo sucedido el 10 de marzo de 1952 fue un golpe de estado. La mayoría dice haber sido lo que no fue, y hasta el Senador Marco Rubio miente sobre “sus orígenes”. Yo, usted, no me fío mucho de “esa memoria histórica”. Para eso prefiero las bibliotecas, las cinematecas y los libros de los historiadores (de vez en cuando leo a Cabrera Infante)

¿Libre? Tal vez. Yo diría que con mayor libertad. Y en todo caso – lo digo por experiencia propia – es una libertad coartada.

En el Versailles, ni a un médico – mucho menos si se trata de un médico cubano americano – se le ocurriría defender o siquiera, decir, que Cuba ha sido el primer país que eliminó la transmisión del virus del VIH de madre a hijo; o que la vacuna Cimavax – EGF, es la mejor en el mundo, contra el cáncer de pulmón, y que el Instituto Roswell, aquí en los Estados Unidos, está haciendo ensayos clínicos con la misma.

Reynaldo, yo creo que incluso el canal 41 ni siquiera habló sobre eso en ninguno de sus noticiarios.

En todo caso, Reynaldo, resulta bien ofensivo, que usted llame parásita, violenta, falsificada y desvertebrada, a la oleada reciente de emigrantes cubanos que han llegado al sur de la Florida.

Aquí mismo, en Miami, se encuentran residiendo desde hace muy poquito, decenas y cientos de jóvenes con mucho talento;periodistas, actores, músicos, a los cuales usted mismo, les ha dado empleo en su canal. Otros van a “sus programas”, a hablar de sus carreras artísticas. De hecho, si no fuera por muchos de ellos, Usted no tuviera frijoles en su mesa. ¿Es ese el respeto que usted siente hacia ellos?

También me resulta risible que Usted, el hombre que quiso inventarle un pasado “castrista y violador de los Derechos Humanos” a la cantante Yvette Cepeda, hable de “parásitos, violentos y desvertebrados” . Usted, el “cerebro” de la jugarreta sucia que le hicieron a Tony Ávila, ¿hablando de parásitos, violentos y desvertebrados? ¡Give me a break, Andrés!

En todo caso, fíjese, no vaya muy lejos. Buena parte de la programación de su canal, el 41, es bien parásita, violenta, falsificada y desvertebrada. 

En más de un programa impera el mal gusto, el chisme, el brete, la misoginia, el sexismo, el machismo, la manipulación, la parcialización, el racismo, la burla hacia “los orientales” y “extranjeros” en general. ¿O es que Usted hace como el avestruz y no ve, digamos, el fatíditico TN3. ¿Se ha puesto Usted a analizar el programa “Arrebatados”? ¿Se ha puesto a analizar Usted, el daño social que tanta banalidad y basofia televisiva le hace a las masas? ¿De qué es paladín usted? ¿Es luchador político? ¿Por qué no hace política en EEUU? Tal vez nos sale menos mentiroso, con valor incluso para hacer un par de Town Halls y discutir con sus votantes los temas que a los electores de la Florida le competen. Quizás, si Usted se mete a político aquí en Miami, hasta nos quite un poco de “toles” en el 836.

¡Give me a break, Andrés!

Empiece a limpiar “su casa”, y después, si quiere – Usted ha estudiado – refiérase con mejores argumentos a “los recién llegados a Miami.”

Recuerde aquello de “tirar piedras al techo del vecino”, o al menos, si va a comer pescado, tenga más cuidado con las espinas.

 

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s