TN3 o TNT… EPD (Breve historia de Carlos Otero en el Polvorín 41)

 

tn3

Cuando Carlos Otero vivía en Cuba, cuando trabajaba en la Televisión de allá, nos hacía recordar… delirar. Carlos era la felicidad más pura.

Allá era más original, más auténtico,  menos ácido, menos frontal  y más cubano; poseía, incluso, una frescura que después yo jamás he visto. Allá.

Carlos, se había colado por la puerta ancha en la TV desde aquella vez  que hizo un chiste en el programa de Para bailar y media Cuba se desternilló de la risa; y aunque años después, uno de los integrantes de aquel elenco de lujo me confesara que la entrada de Carlos al show era cuestión de días, (todos estudiaban juntos, eran amigos y más tarde o más temprano cualquiera de “su” tropa le daría entrada en el show)  el pueblo cubano siempre se quedó con la imagen risueña de aquel flaco desgarbado que extrovertidamente como pocos, hacía reír  a millones de cubanos y se ganaba, a golpe de puro sacrificio, un lugar dentro de la preferencia nacional. Tanto fue así que, apenas rozando los treinta,  ya la Revista Opina le daba su primer trofeo de popularidad, por encima de otras “vacas sagradas” de la locución cubana.

Su fama, merecida y trabajada, continuó in crescendo. No hubo programa de TV en Cuba en el cual Carlos no trabajara y este, en par de meses no estuviese situado en lo más alto de la preferencia. Casi todos eran del mismo corte. Música, entrevistas, chistes… hasta que llegó Sabadazo, un programa donde el chiste mismo era el plato principal. No exageramos al decir que Sabadazo revolucionó la TV en Cuba.

Terminado este, vendrían otros no menos exitosos, donde Carlos siempre fue el mismo, se comportaba casi igual, y todos, o para ser más exactos, la inmensa mayoría de los cubanos, le aplaudían sin remedio.

Luego Carlos tomó las de Villadiego y llegó a Miami. Y cuando la gente hablaba de que le darían un “Super Programa” para que él lo condujera, cuando la gente incluso mencionaba la posibilidad (lejana, muy lejana) que Carlos sustituyese a Don Francisco, Carlos recaló con Omar Moynelo, un tipo talentoso, que sólo sabe Dios por qué nunca encajó ni ha encajado del todo dentro de la preferencia absoluta de los cubanos. Y ahí, de kick-side, su papel fue mediocre. Carlos no estaba acostumbrado a ser segundón, y a golpe de experiencia, salvó la honra, pero tal vez ya era demasiado tarde.

Metido en el lodazal del Canal 41, lo primero que hizo – permítanme parafrasear al maestro Sabina -, fue echarse un cubo de estiércol encima diciendo ciertas cosas que, alguien de su jerarquía y poder mediático, no podía darse el lujo de decir. Barrabasadas puras, chistes burdos, renegando de lo que hasta entonces había sido, burlas, todo en el más auténtico espíritu anticubano propio del AméricaTeVé y las ordenanzas del ahora presunto marañero Romay;  y luego, como las desgracias nunca vienen solas, ni ciertas cosas tampoco pueden tomarse a la ligera en este primer mundo súper comunicado y lleno de paparazzi y breteros de poca monta que viven del chisme de “los otros”,  fue presa fácil y carne débil ante los embrujos de una brasileña, de la cual lo único provechoso que sacó fueron unas buenas noches de sexo, pues a los pocos meses, la canarinha se hartó y lo dejó colgado. De esta relación quedó, para poca gloria suya, un matrimonio perdido y un numeroso grupo de mujeres cubanas en su contra.

A punto de la debacle – cuentan que le faltó poco para suicidarse -, Carlos se repuso, pero ya nunca más ha sido el mismo.

Frívolo en un inicio, traicionero después, y para colmo empantanado en una focalizada y politizada televisión miamense, Carlos ya no le provoca risas a nadie. Ni siquiera a mí, que solía reírselas todas. Ni siquiera, el 4 de diciembre, en “su programa” dedicó unas palabras de agradecimiento, a quien tanto él le debe: a la flaca de espejuelos, que está en el margen derecho de esta foto. ¿Se lo prohibieron? ¿No estaba en el guión?

carlos otero.

Pero no le enfoquemos los cañones así tan fácil, a fín de cuentas estamos hablando de TN3. Fuentes de entera confianza, muy cercanas a él, me han asegurado que Carlos sufre enormemente, a veces, con los guiones que le dan y que él – pues para eso le pagan – debe seguir casi que al pie de la letra.

Hace un par de días me dio por pensar, profundamente, sobre la calidad del programa y lo primero que mentalmente comencé a cuestionarme fue la música, pero no la orquesta acompañante. Arronte es un pedazo de músico, arreglista y compositor y merece todo mi respeto.

Las propuestas musicales de TN3 son – con honrosas excepciones -, malas, por no decir pésimas. Si Carlos era bueno, si se permitía el lujo de disparatarse (como en aquella ocasión en que le dio por quitarse el  jeans en plena transmisión en vivo) tenía Carlos  detrás, una orquesta como los Van Van, NG la Banda o cualquier otra similar que podían salvarle el programa, y no, ahora, a un Amaury Gutierrez hablando de política, un Osmany García hablando sandeces o un venezolano que no lo conocen ni en su casa.

Lo otro “que analicé” fueron los actores “humorísticos”.

This slideshow requires JavaScript.

Excelentes actores dramáticos que han quedado reducidos a papeluchos de toma y dale, y nada de chistosos. La primera vez que vi a Carlos Cruz, una de las más firmes presencias actorales en Cuba, haciendo piruetas con unos bocadillos, quería morirme. Detrás de él,  “la pléyade” de descalabrados ha sido inmensa. Ramoncitín Veloz, que lleva encima muy a su pesar creo, el peso de ser nieto de quien es nieto, no funciona, ni marcha adelante ni marcha atrás. Zajaris, a excepción de aquel teleplay de “Los Aretes…” que hizo en Cuba, nunca fue nada destacable en la TV. Cómica lo es menos, y en el rol femenino tiene que batallar, y mucho, para superar en la memoria de los cubanos a Carmencita Ruiz, a la Pia, a la Margot; para no hablar de una Estervina o una Eloisa Alvarez Guedes.

Hablando de ella, ¿recuerdan la vez que en un sketch de malísima muerte, repitió la frase de “PEGATE AL AGUA FELLO, PEGATE AL AGUA”? zajaris 2

Edmundo García se le fue encima, con todo y con muchísima razón, cuando Zajaris, y todos los que la conocemos lo sabemos, lleva tan poco dentro, y mucho (falso) fuera, que apuesto cien duros no debe saber ni de donde coños salió la frase. Si lo hubiese sabido, yo, actor, actriz, cubano, en su puesto, no me hubiese dejado imponer el guión así tan a la ligera. Recuerdo que dos días después del “suceso” le pregunté lo siguiente a un amigo mío que desde el año 1960 se desempeñó en los medios de comunicación, primero en Puerto Rico, y luego aquí en Miami.

“Paquito, ¿a quién se le ocurre hacer un chiste con esa frase tan llena de significados, tan dolorosa para el pueblo cubano?

Y Paquito, que más anticastrista que él hay que mandarlo a hacer me dijo: “A un comemierda

De los otros actores, no merece la pena hablar. Hasta el carismático Jorge Félix Alí, que en Cuba arrancó carcajadas con personajes afines en sendas  telenovelas, ha visto como aquí, a 90 millas, le han puesto una camisa de fuerza incómoda, no por apretada, si no por serle digamos que culturalmente ajena.

Lo único destacable de TN3, por novedoso, sincero y cubano, es el personaje de Arsenio Real. Un personaje concebido – dicen – que por el ex “Salamanca” Jorge Luis Sánchez Noya, y llevado a escena por Erich Quicutis, aunque este último asegura que no, que la idea es 100% suya y que Noya, lo vió en “Wajiros” haciendo el personaje y se lo propuso, en una primera instancia a Carlucho, donde debutó Quicutis, y de dónde salió, como bola por tronera aún no se sabe por qué, pues los rating justificaban con creces su presencia. También se salva, junto a él, Yubrán Luna.

A los demás, sin pena, pégueles un fósforo. Incluso a Boncó, que encasillado hace años en lo mismo, ya no pone una.

Dejó en Cuba todo Carlos, y acá lo ha tenido TODO para hacer sin limitación alguna, los programas que había querido hacer cuando en Cuba soñaba. Ha podido decir lo que ha deseado, y el precio de la libertad tiene eso: un precio. Público, lo que se dice público de verdad, se le quedó en Cuba.

Con los guionistas, los chistes y un buen director que valga la pena.

Rolando Jacomino

Pd: Gracias a Dios, en Enero – dicen – no habrá más TN3. Al parecer. Afortunadamente, lo dinamitaron.

Advertisements

7 thoughts on “TN3 o TNT… EPD (Breve historia de Carlos Otero en el Polvorín 41)”

  1. Carlos siempre quiso un programa donde pudiese hacer de actor, entrevistador y conductor. Él, como casi todos los actores que mencionas, tuvo que “morder” en ese show y claudicar y hacer lo que exige el patrón. En Cuba él era un malcriado suficiente y podía exigir de vez en cuando, renunciar a muchos proyectos, desecharlos, poner sus condiciones. Se ganaba unos pesos, seguro andaba en un lada, era a no dudarlo uno de los más populares comunicadores y la gente lo quería. Allá la competencia es más fuerte y el rigor, pese a la frivolidad y la incompetencia. Hay que payasear un poco, rajar de los Castros y seguir a pie juntillas lo que dice el guión. Creo que a Alexis Valdés le sucedió parecido y se fue echando del 41. Pero Carlos mordió y es cierto que ha involucionado pero sigue siendo Carlos Otero y en Cuba todavía se le quiere. Yo lo veo todo de manera multicausal, pienso en la persona que es, en sus conflictos, depresiones y errores. Creo que puede “levantar”. Es verdad que hay cosas que no le quedan nada bien, pero eso también forma parte del contrato. No olvides que también, que yo sepa, TN3 es su primera experiencia en el Miami anticastrista. Vamos a esperar por el “otro” Carlos y que en el próximo show no esté tan mal acompañado.

    Like

  2. Amén, lo de Carlos siempre fue Angel, ni siquiera era una cuestión de talebto sino de carisma puro; pero eso es precisamente la personalidad, y si la pierdes y es lo único que tienes entonces lo pierdes todo. Quizás le pasó como a Salvador, que se la creyeron, y la vida es dura; es triste, porque como quiera que fuera él era un figurón y no un muñequito de yeso.

    Like

    1. gracias que desaparezcan ese programa , porque salvo
      raras excepciones, es un pujo, los chistes, los sketchs, todo y el bonco mas pesado con todos sus personajes, por favor y el Carlos Otero sin gracia ninguna ni chistoso

      Like

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s